La introducción de nuevo material genético a los genes dañados o células cancerosas. El objetivo de la terapia génica es reemplazar genes dañados por otros sanos o para hacer que las células cancerosas sean más sensibles a los efectos del sistema inmunológico, la inmunoterapia y la quimioterapia.