La parte del cuerpo en la que un cáncer aparece por primera vez.