Producir signos o síntomas obvios de enfermedad.