Un enrojecimiento de la piel que ocurre cuando la radiación ultravioleta daña los vasos sanguíneos cerca de la superficie de la piel. Las quemaduras de sol ocurren cuando la piel no puede producir melanina protectora rapidamente o en cantidad suficiente.