Una serie compleja de proteínas de la sangre, cuya acción «complementa» la obra de anticuerpos. La activación del complemento consiste en una secuencia precisa de acontecimientos que conducen al reconocimiento y la destrucción de los antígenos.