La depresión clínica no es algo que se puede «quita de encima» o quitarse uno mismo. Se cree que es el resultado de un desequilibrio químico en el cerebro que puede ser tratada con medicamentos. Esto no quiere decir que están «locos» o «enfermos mentales». Usted no trajo la depresión en sí mismo.

Afortunadamente, muchos de los síntomas de la depresión pueden ser identificados y tratados. Para cualquier paciente con cáncer, una parte importante de su atención es la vigilancia y el tratamiento de cualquier depresión grave.

Los medicamentos utilizados para tratar el melanoma, especialmente el interferón, pueden inducir depresión o empeorar la depresión pre-existente. Es muy importante que los pacientes informen a sus médicos sobre los síntomas de la depresión, pasado o presente, antes de comenzar la terapia con interferón y durante el curso del tratamiento.

Pensamientos y sentimientos negativos causados ​​por la depresión en algunas personas el deseo de rendirse. Es importante tener en cuenta que estos puntos de vista negativos son parte de la depresión. Cuando el tratamiento comienza a trabajar, pensar en positivo sustituye los pensamientos negativos, y levanta el ánimo.

Niveles de gravedad

Los síntomas comunes de depresión incluyen:

  • Triste, ansioso o «vacío» que dura varias semanas
  • Pérdida de interés en actividades previamente placenteras
  • Disminución de energía, fatiga, estar «decaído»
  • Dificultad para concentrarse, recordar o tomar decisiones
  • Sentimientos de culpa, inutilidad, impotencia
  • Irritabilidad o inquietud
  • El llanto excesivo
  • Achaques y dolores crónicos sin causa aparente

Los síntomas más graves incluyen:

  • Pensamientos de suicidio
  • Dificultad persistente para comer o dormir
  • Continua falta de interés en las actividades de la vida diaria
  • Sentimientos persistentes de falta de aire o sudoración
  • Incapacidad para experimentar placer en nada

Si usted ha estado experimentando estos síntomas durante 2 semanas o más, o que estos sentimientos son lo suficientemente graves como para interferir con el funcionamiento normal, consulte a su médico de inmediato. Su médico le puede recetar medicamentos y lo puede canalizar con un profesional de salud mental. Cuando la depresión se trata con eficacia, su punto de vista psicológico y la calidad de vida puede mejorar considerablemente.

Consejos para ayudarse a manejar su depresión

  • Asegúrese de seguir el tratamiento hasta que los síntomas mejoren. Si está tomando medicamentos antidepresivos, no se detendrá a menos que su médico le indique que lo haga.
  • Hacer el esfuerzo de participar en conversaciones o actividades diarias con otras personas.
  • No tome más responsabilidades de las que sepa que pueda manejar.
  • Quiebre de las tareas más grandes en otras más pequeñas.
  • Participar en actividades que pueden ayudarle a sentirse mejor.
  • El ejercicio suave, como caminar, puede ayudar a su estado de ánimo.
  • Espere que su humor mejore gradualmente, no inmediatamente.
  • Mantenga fuera de la toma de decisiones importantes hasta que la depresión mejore.
  • Deje que su familia y amigos le ayuden.
  • Darse cuenta de que el pensamiento negativo es una parte de la depresión y desaparecerá con el tratamiento.
  • Estar seguro de que, con el tiempo y el tratamiento, usted comenzará a sentirse mejor.