Las proteínas que contienen las células cancerosas, partes de las células, o antígenos puros, que se inyectan en el torrente sanguíneo. Estas proteínas marcan las células tumorales para que sean reconocidos y atacadas por el sistema inmunológico.