Un tratamiento que introduce una pequeña cantidad de sustancias inactivas “extranjeras” en el sistema inmunológico para que pueda reconocer y combatir esa sustancia durante una infección activa.