Un tipo de terapia biológica que utiliza inhibidores de la angiogénesis para prevenir o alterar el crecimiento de nuevos vasos sanguíneos que alimentan a los tumores malignos.