Un tratamiento cuyo objetivo es prevenir o detener la propagación del cáncer a otras partes del cuerpo. A menudo se utiliza después de la extirpación quirúrgica de la lesión primaria. Estos pueden incluir quimioterapia, inmunoterapia, radioterapia y terapia con vacunas.