Relación entre el número de defunciones de una población determinada cada año.