Una cicatriz gruesa, irregular que crece más allá de los límites de la herida original. Es causada por un crecimiento excesivo del tejido conectivo en el sitio de la incisión o herida.