Una técnica de diagnóstico en el que los campos magnéticos crean imágenes detalladas de cortes transversales del cuerpo. Una resonancia magnética puede usarse para ver si el melanoma se ha diseminado a los ganglios linfáticos o sitios distantes en el cuerpo.