Una prueba clínica realizada para probar la eficacia de un tratamiento contra un determinado tipo de cáncer.