La cirugía para extirpar todos los ganglios linfáticos regionales de la zona donde los nodos linfáticos cancerosos fueron encontrados en el examen clínico. El objetivo es evitar una mayor propagación de la enfermedad a través del sistema linfático.