Una sustancia (como una proteína) que es identificada por el sistema inmune como «extranjera» y por lo tanto, puede estimular a las células blancas de la sangre para producir anticuerpos e iniciar una respuesta inmune. La presencia de ciertos antígenos pueden indicar la presencia de cáncer en el cuerpo.